La Dirección General de Tributos ha señalado en su consulta vinculante (V2616-23), de 27 de septiembre de 2023, que los importes perdidos en una estafa debidamente justificados pueden computarse como pérdida patrimonial en el IRPF.